Tuesday, 13 January 2009

Un Artículo Para Reflexionar Sobre el Conflicto en Gaza

José Gandour, director del site www.zonagirante.com, escribe esta nota sobre el conflicto en Gaza para reflexionar sobre las expresiones de apoyo hacia ambos lado, que generalmente derivan en actitudes guerreristas.

Una simple opinión pidiendo la paz.

Debo decir algo antes de ponerme a dar un aburrido discurso sobre lo que veo en Gaza, después de todos estos días de fuerte debate: Soy judío por el lado materno. Mi abuelo Schlomo, nacido en Vilnius, Lituania, antes de llegar a América y traer a la que iba ser su mujer desde su ciudad natal, hizo parte de una de las grandes migraciones europeas que llegaron al actual Israel a principios del siglo veinte. Hizo parte de un kibutz naciente, antes de salir de territorio regido por los británicos en busca de un futuro económico que le permitiera sacar a su familia de un continente que pronto iba a sufrir las consecuencias del nazismo. También soy árabe, por el lado paterno. Mi abuelo, cuya familia era cristiano-libanesa, nació en Jaffa, el lugar donde se celebró en 1906 el jubileo del Sultán Abdulhamid II, y de donde salió un grupo de judios hacia el norte a fundar Tel Aviv. Luego él migro a El Salvador y luego a Honduras seguramente con las mismas esperanzas que mi abuelo Schlomo.


Estudié durante mi infancia y adolescencia en un colegio donde recibí educación judía, y en el cual, durante los últimos años de bachillerato, tuve muchas discusiones sobre Israel, preguntando siempre sobre los derechos de los palestinos. Había mucho de rebeldía tempranera en mi actitud, pero también un poco de sentido común frente a lo que observaba. Viendo a través del espejo retrovisor, me siento afortunado y, a su vez, obligado por ese pasado que me envuelve, a escuchar lo que ha dicho cada parte durante mis años de vida. Mis antecedentes me obligan a creer en el diálogo constante entre los rivales, en busca de la convivencia. Fue bueno haber vivido en Israel un año después de graduarme, ya que fue tener contacto real con lo que pasaba en ese territorio. Llegué en plena invasión al Líbano y me di cuenta que gran parte de la población israelí se oponía a lo que sucedía durante esa guerra, llamada irónicamente “Paz en Galilea”.

Lo que más lamentaba la gente que se manifestaba en las calles, en las marchas organizadas por el movimiento local Paz Ahora es que el ejército israelí estaba lleno de gente soberbia cuya actitud perseguía mas una gloria violenta más que la defensa de sus intereses. Cada bando, no importando su fortaleza, en cada enfrentamiento de cualquier guerra tiene ese tipo de personajes, esos que persiguen la aniquilación del enemigo por encima del respeto al ser humano. Hubo tiempos mejores, hubo tiempos de esperanza, donde esa soberbia se dejó de lado y se sentaron los enemigos a conversar y expresar sus necesidades, donde hubo momentos cercanos a los acuerdos. Todo antes de que los interesados de las masacres, estropearan el camino andado, luciendo banderas resentidas y gritando encendidos discursos donde siempre había recuerdos del pasado que no permitían el perdón del contrario.

Lamento todo lo que sucede en este momento en Gaza. Veo la caída de cientos de civiles atrapados entre el fuego indiscriminado del lado israelí y la burda y fatal utilización que hace de sus cuerpos, vivos o muertos, que lleva a cabo Hamas El criticar la actual actitud israelí no me hace caer en el discurso facilista, estúpido e ignorante de tachar a Israel de “estado nazi”. Perdonen amigos “progresistas”, los veo vitorear a Hamas, creyendo que son los dignos representantes del pueblo palestino, cuando en el fondo sabemos que lo único que les impide exterminar a sus enemigos es su falta de recursos (tiran misiles de corto alcance a Sderot y a Beersheva, porque no tienen a su alcance armas más poderosas. Si tuvieran la bomba atómica ya la hubieran tirado en Tel Aviv o Haifa y hubieran celebrado públicamente con la sangre de su enemigo en sus manos). Hamas es una fuerza retrógrada, que aboga por la inferioridad femenina, que justifica la crucifixión para los “infieles” y que, desde su creación, ha luchado por el exterminio judío, ignorando todo intento de negociación con su contraparte, y que ni siquiera respeta la vida de quienes comparten su espacio geográfico (¿nadie ha entendido que la culpa de esas muertes también está en el uso estratégico que hace esta organización de quienes los rodean, de sus escuelas, de sus hospitales, de sus hogares?)

El decir esto, de todos modos, no me impide criticar las decisiones israelíes, creyendo que al haber sido víctima de genocidios pasadas y sufrir el constante acoso de sus enemigos, debía cobrar “ojo por ojos, diente por dientes”. Ha igualado en sus disparos a milicianos y a despistados, a agentes armados y a niños desprotegidos. Han caído demasiados muertos por ello. Su imagen se deteriora y la suma de cadáveres le quita validez a su discurso de defensa. Estudiando la historia israelí, veo la diversidad de sus protagonistas. No me siento para nada identificado con personajes de funesto pasado como Ariel Sharon o criminales de lengua larga como Meir Kahane y otros de su calaña, que siempre lucharon por impedir los esfuerzos de paz de otros tiempos. En cambio, extraño a gente valiente como Yitzhak Rabin, que después de estar en el campo de batalla, entendió la necesidad de sentarse a hablar con el enemigo, y escuchar lo que tenía que decir, para entender qué camino tomar para acabar la violencia entre los bandos. Debemos lamentar la caída de civiles, del lado que sean. Debemos exigir, no importando donde nos hallemos, el diálogo urgente entre las partes. No podemos seguir perdonando las acciones bélicas de ninguno de los lados involucrados. Esto no se trata de tomar parte de un lado o de otro. Debemos (y no es un reclamo ingenuo ni perezoso, al contrario, requiere de mucha valentía, paciencia e información) exigir la paz.

Como dice el comunicado de la organización no gubernamental Avaaz “necesitamos con urgencia exhortar a la acción para detener definitivamente la violencia y proteger a los civiles”. Para finalizar, hay un dato que todos los radicales ignoran: más del 70% de los palestinos reconoce la existencia del estado israelí y más del 70% de los israelíes reconoce la necesidad de la creación de un estado palestino independiente. Eso, en medio de la guerra, da una señal clara que la mayoría de la población de cada una de las partes involucradas quiere acabar ya con este conflicto. Nosotros, como el resto del planeta, debemos crear el ambiente para que esto se dé de una vez por todas, dejar de decir estupideces.

http://www.josegandour.com

5 comments:

  1. El senor Gandour se queda corto en ofrecer sus sugerencias de solucion al conflicto. Se trata de un asunto pragmatico (detener los ataques terroristas contra civiles en el sur de Israel) y no ideologico. Es irresponsable insinuar que la muerte de civiles en Gaza sea parte de la estrategia militar israeli. Para Israel es costosisimo en materia de relaciones publicas cada muerte que ocasionan directa o indirectamente a civiles en este conflicto. No se cual sea el porcentaje de palestinos que reconozcan el derecho a existir del estado de Israel, pero lo cierto es que en una mayoria fuerte votaron en elecciones libres por un gobierno radical (Hamas), quien los representa.

    ReplyDelete
  2. Al final, que informacion nos estan dando este comentario, fuera de opiniones y juicios sin soluciones? Irresponsable no llega ni a los tobillos para describir este articulo! De donde saca que el 70% de los Palestinos reconocen la existencia de Israel? No es esta situacion parte del problema central? Israel cree en una solucion de dos Estados, sin embargo tanto el pueblo 'Palestino' como el Arabe (mayormente Musulman) quieren botar a Israel al mar! Jose, que verguenza para los dos lados de su familia!

    ReplyDelete
  3. el lector (cuyo anonimato, debo confesar, me molesta bastante) olvida que existe el otro lado palestino, Cisjordania, donde la mayoría está del lado de Al Fatah. Hamas ganó las elecciones en Gaza, pero no las ganó con un 100%. (¿Al lector no le extraña que no haya habido una reacción del lado occidental de la ribera del Jordán?) El lector cree erroneamente que la mayoria de los palestinos, por ser musulmanes, se ubican en el lado radical del islamismo. Cree que todos los árabes quieren botar a los israelíes al mar. Eso si que es irresponsable. Además, el lector no lee correctamente lo que digo: nunca digo que " que la muerte de civiles en Gaza sea parte de la estrategia militar israeli". Lo que digo es que su accionar hace pensar que su respuesta es desproporcionada. No confunda.
    Me pide además el lector que me extienda en mi sugerencia de soluciones. Yo lo único que propongo, y se lo propongo a los lectores y no a los gobiernos, es que en lugar de tomar partido de manera irresponsable de un lado o de otro, exija a las partes en conflicto que se sienten a hablar, a negociar. ¿Al lector le parece ingenua mi propuesta? Ok, la creo menos irresponsable que apoyar a cualquiera de los lados, alentando el fuego, dando pie a más muertes civiles.

    ReplyDelete
  4. el lector (cuyo anonimato, realmente, me parece un tanto ofensivo) olvida que existe el otro lado palestino, Cisjordania (¿al lector no le extraña que de ese lado no ha habido una reacción importante ante lo acontecido?), donde la mayoría está del lado de Al Fatah. Hamas ganó las elecciones en Gaza, pero no las ganó con un 100%. El lector, de manera irresponsable en su comentario dice "el pueblo 'Palestino' como el Arabe (mayormente Musulman) quieren botar a Israel al mar!" Eso es decir que "musulman= Hamas, Hizbollah, Al Qaeda", lo cual es totalmente falso. Se podría decir que su afirmación es racista.

    Además, el lector no lee correctamente lo que digo: nunca digo que " que la muerte de civiles en Gaza sea parte de la estrategia militar israeli". Lo que digo es que su accionar es desproporcionado y produce excesiva cantidad de bajas civiles que, como el lector dice en su comentario "es costosisimo en materia de relaciones publicas". Igual las cifras aumentan y la imagen de Israel, desgraciadamente, anda por los suelos (y, señor lector, créame cuando le digo que lo lamento).
    Me pide además el lector que me extienda en mi sugerencia de soluciones. Yo lo único que propongo, y se lo propongo a los lectores y no a los gobiernos, es que en lugar de tomar partido de manera irresponsable de un lado o de otro, exija a las partes que se sienten a negociar. ¿Al lector le parece ingenua mi propuesta? Ok, la creo menos irresponsable que apoyar a cualquiera de los lados, alentando el fuego, dando pie a más muertes civiles. Afortunadamente, al contrario de lo que el lector afirma, ningún lado de mi familia siente vergüenza por mi actitud.

    ReplyDelete
  5. Que debemos creer significa que no haya habido reaccion del lado de Cisjordania? Diferencias ideologicas con los habitantes de Gaza? Me gustaria entender mejor esta interesante anotacion. Por mi lado me parece que el ejercito de Israel no tiene como actuar de una manera menos destructiva, obviamente la via de la negociacion no ha estado funcionando porque sin importar que ofrece Israel pareceria que su contraparte palestina, sea Fatah, Hamas o quien sea, sea cristina, musulman o secular, ninguna solucion les es aceptable. La verdad es que me queda muy dificil separar a la poblacion palestina del gobierno por el cual votaron. Muy dificil situacion para el lado de Israel y muy desafortunada para quien viva en Gaza y que verdaderamente desee la paz, aunque pienso (sin tener bases cientifcias, solamente como observacion personal) que no debe ser una proporcion muy significativa de la total alli.

    ReplyDelete